Scroll to top

Celiaquía – La Historia de Agus

La Historia de Agus

Hola, soy la mamá de Agustina y me gustaría compartir con ustedes como transitamos la Celiaquía con nuestra hija.

Agustina tiene hoy 14 años, fue diagnosticada a los 11 años.

Era una nena con una Vida normal, un poco silenciosa, un poco pequeña, pero con el peso adecuado a su edad.

Había algo que a Agus le molestaba mucho, aftas a repetición. Se curaba una y le salía otra. Consulte con el medico pero nada, algún que otro calmante y nada.

Pero apareció algo que resulto ser más preocupante, tenía episodios de llanto y angustia casi todas las madrugadas.

Hablábamos con ella y no sabía el motivo de su angustia. Como padres empezamos a alarmarnos y a temer que algo le esté pasando.

La alarma se activó con mucha más intensidad cuando una madrugada me levanto a tomar agua y encuentro en la puerta de la heladera una nota con la letra de Agus que decía ¨MAMA AYUDAME¨.

Empezamos una terapia psicológica, acudimos algunas veces con su Papa y luego siguió yendo sola.

Nada mejoraba, ni la angustia, ni las aftas.

Un verano después de verla padeciendo el dolor al comer tantas veces, pedí turno con su pediatra y le dije…… Agus tiene algo!!

El médico nos indicó hacer varios estudios  y de repente ahí estaba la respuesta…..era Celiaca.

Todos nos sorprendimos, no había antecedentes visibles en la familia, no tenía dolores de panza, pero ya sabíamos que le pasaba.

Pusimos manos a la obra, nos hicimos los estudios toda la familia y descubrimos que su hermana mayor también era Celiaca, totalmente asintomática.

En pocos meses Agus subió 7 kilos, empezó a ser más ruidosa, se acabaron los episodios de angustia y ahora sonreía más.

Hoy esta pronta a cumplir 15 años  y es una adolescente hermosa, saludable, llena de Luz.

Cuando le pregunto qué cambio en su vida me contesta……que ahora soy yo y una vianda, nada más.

Se viste igual que sus amigas, escucha música, se divierte y se enoja también como cualquier adolescente.

Y yo como Mamá voy de vianda en vianda, las veo felices, creciendo, y ya paso el miedo, la incertidumbre y la preocupación de que pasaría  si yo no estaba…

Todos aprehendieron, su Papá, la Familia, los Amigos y ellas también.

Creo que fue un volver a empezar, y todos los comienzos son más llevaderos si estamos rodeados de Amor.

Esta es la historia de Nuestra Dulce Agus!!!

Related posts