Scroll to top

Anemia en Celíacos

La anemia ferropénica en celíacos. ¿Cuáles son los síntomas?

La anemia ferropénica hace algo muy simple: el cuerpo elimina más hierro del que es capaz de extraer y absorber de los alimentos.

El hierro es un nutriente básico para que los glóbulos rojos transporten oxígeno al cuerpo, lo que incide directamente en nuestra energía y en el bienestar del organismo.

Los síntomas de la anemia en celíacos varían según la gravedad de la anemia que padezcas. Los más comunes dentro de la anemia ferropénica son la fatiga, dolores de cabeza, mareos, dificultad de concentración y malhumor. Cuando la anemia se agrava estos síntomas pueden evolucionar a una dificultad respiratoria, sangrado menstrual abundante, dolor en la parte superior del abdomen y pérdida de peso.

¿Por qué la celiaquía puede provocar anemia ferropénica?

El celíaco diagnosticado sufre de una afectación en las vellosidades intestinales que son las encargadas de absorber los nutrientes. Éstas, al no absorber el hierro de los alimentos, son las causantes de la anemia. Por tanto, una dieta sin gluten es la mejor manera de recuperar las vellosidades intestinales y poder absorber correctamente el hierro de los alimentos.

Hierro: un nutriente esencial

El hierro es un nutriente muy importante para nuestra actividad. Aporta energía y es parte esencial del torrente sanguíneo.

Cuando padecemos anemia, las reservas de hierro bajan por lo que la habilidad de los glóbulos rojos para transportar oxígeno está afectada. De aquí viene la constante fatiga y los mareos: el cuerpo no genera la misma energía cuando su capacidad de absorber nutrientes y transportar oxígeno en la sangre se ve disminuida.

Anemia en celíacos: consejos para evitarla

Adoptar una dieta sin gluten equilibrada

Si sufres anemia ferropénica es importante que revises a fondo tu dieta y, además, intentes llevar una dieta equilibrada en lo que a alimentos ricos en hierro se refiere.

Entre los alimentos ricos en hierro encontramos como principales opciones el pollo, el pavo, el pescado y las carnes. Si eres vegetariano, tu mejor opción son las legumbres como las lentejas y los garbanzos aunque hay otros alimentos como las espinacas, acelgas y los cereales sin gluten (por ejemplo, la quinoa o el trigo sarraceno) que pueden ayudarte a mejorar tus niveles de hierro. Debes intentar comer alguno de estos alimentos por lo menos una vez al día.

Otra opción para tratar la anemia son los suplementos de hierro. Como siempre recomendamos consultar con tu médico antes de hacer nada.

 

fuente:

Related posts

1 comment


  1. Andrea

    Muy buena la informacion

Post a Comment